Transparencia es el Remedio

El problema de la AEE es la falta de transparencia. Si se hubieran implementado procesos transparentes y las contrataciones se hubieran publicado en la página web de la AEE, junto con una explicación que hicieran estas accesible a la ciudadanía, se hubieran evitado los excesos que están siendo actualmente cuestionados. Cuando la información es accesible y entendible al público, la ejecución es prudente porque hay “accountability”. Pero cuando no hay procesos establecidos y la información no se divulga, se divulga parcialmente o no es accesible, ni entendible, surgen situaciones cuestionables.

El problema no es prioritariamente la gente, son los procesos. Desde el 2017 al presente la AEE ha contado con cinco directores ejecutivos y tres juntas de gobierno. El problema principal es la falta de políticas definidas y procesos claros de transparencia. Hasta que no haya una cultura de transparencia y procesos de rendición de cuentas, este patrón no va a cambiar, ya que prevalece el status quo. La implantación de estos procesos, no solo nos da credibilidad ante el foro federal, tan necesario para la asignación de fondos de reconstrucción, sino que provee normas claras al servidor público en contra de actos imprudentes y cuestionables.

Desde el primer día que llegué a la Junta de Gobierno de la AEE, mi meta ha sido desarrollar procesos transparentes. Durante la reunión de Junta de Gobierno de mayo sometí una resolución para la publicación de información relacionada con las contrataciones de la AEE (ver anejo). La resolución no prosperó por alegatos de confidencialidad de información.

Los cuestionamientos presentes son el resultado de falta de acción en vías de implantar procesos trasparentes. No se tomó acción, y por el contrario se optó por la forma tradicional de actuar de la AEE, a base de una política pública históricamente poco transparente; y falta de agilidad en aceptar y reaccionar a una realidad que amerita acciones urgentes.