Evaluación Económica Independiente del Acuerdo Reestructuración de la Deuda y del Plan Fiscal de La AEE

Como Representante de los Consumidores ante la Junta de Gobierno de la Autoridad de Energía Eléctrica durante el mes de junio comisioné el desarrollo de una evaluación económica independiente del Acuerdo Definitivo para Sustentar la Reestructuración de la Deuda de la AEE (RSA por sus siglas en ingles), y de los cargos y proyecciones incluidos en el Plan Fiscal de la AEE aprobado por la Junta de Supervisión Fiscal.

Esta evaluación parte del principio de que la AEE, en la medida de lo posible, debe pagar su deuda. Sin embargo, es pertinente plantearse la pregunta de cuanto de su deuda puede pagar la AEE sin que se restrinjan excesivamente sus capacidades financieras, y tener en cuenta las consecuencias que esto tenga sobre la economía.

El estudio analiza los aumentos tarifarios propuestos y proyecta para un período de cinco años las consecuencias de los aumentos sobre:

1) Los costos de producción de los sectores principales
2) La tasa de inflación
3) El Producto Nacional Bruto (PNB)
4) El empleo
5) Demanda de electricidad

Dentro de la evaluación, se propone además una alternativa para el pago de la deuda de la AEE, con el fin de minimizar los efectos de los diferentes cargos descritos en ambos documentos.

El cargo que incluye el acuerdo con los bonistas de la AEE comienza en el primer año con un Cargo de Implantación (Settlement Charge) de 1 centavo por kilovatio hora. Luego aumenta a 3.46 c / kWh del 2do al 4to año y a 3.7 c / kWh en el 5to año. Esto incluye el Cargo Transición básico más el Cargo por Subsidio, que llega hasta el 25% del Cargo de Transición.

A estos cargos se le suman otros que se muestran en el Plan Fiscal de la AEE aprobado por la Junta de Supervisión Fiscal el 27 de junio de 2019. Los cargos en el Plan Fiscal incluyen elementos relacionados al Fondo de Pensiones de la AEE, aumentos proyectados por no alcanzar cerca de la totalidad de fondos FEMA para reconstruir la red, y otros cargos relacionados a no cumplir con proyecciones de costos de combustible, compra de energía y contratos de energía renovable.

En el caso de asumir todos estos cargos de manera agregada la tarifa de electricidad puede alcanzar un costo promedio de 32.26 c / kw-h para el 2024. Esto, considerando que la tarifa promedio de electricidad pagada en el año fiscal 2019 fue de 21.99 c / kwh. El estudio, también, evalúa escenarios de aumentos intermedios que posicionan la factura promedio en 23.98, 25.69 y 27.39 c / kw-h. Dentro del mismo, se analiza además los costos de energía por clase de cliente para el sector residencial, comercial e industrial.

El informe concluye que el aumento máximo en la tarifa de electricidad que la economía de Puerto Rico puede tolerar en un periodo de cinco años es uno de 1.91 centavos por kilovatio-hora, propuesto en el informe. Esto equivale a un pago anual de servicio de la deuda de 281 millones, correspondiente a una deuda reestructurada de $4,668 millones, con una madurez de 40 años a un interés de 5.25%.

No obstante, como indicado en el informe, en lugar de proveer un plan de aumentos preestablecidos, como actualmente considerado en el acuerdo de restructuración, dicho cargo debe ser revisado periódicamente por el Negociado de Energía. Esto, dado que este cargo es proporcional a la demanda, y que es impráctico y poco certero proyectar la demanda energética en un periodo de 40 años.

Este estudio se provee para beneficio de todos los consumidores de energía eléctrica en Puerto Rico, para comenzar una discusión y dialogo en torno al futuro de nuestro sistema eléctrico.

Tomás J. Torres
30 de agosto de 2019