Ni un aumento más

Con el costo del barril de petróleo a $42 no se justifica ningún aumento en las tarifas de energía eléctrica, por concepto de ajuste de combustible. Aumentos en costos relacionados con el uso excesivo de unidades pico (“peaking units”) dado la reparación tardía de las unidades de Costa Sur, como resultado del terremoto de enero de 2020, deben ser cubiertos con fondos FEMA y los seguros correspondientes, y no por el consumidor.

El Gobierno debe además retirar inmediatamente el plan de reestructuración de deuda del Tribunal Federal, que representa un aumento en la factura de cerca de 5 centavos por kilovatio hora, y desarrollar un plan sostenible que considere una reestructuración completa de la AEE. Otros aumentos en costos, incluidos en el Plan Fiscal de la AEE, como los $135 millones resultado del contrato del operador del sistema de transmisión y distribución deben de ser evaluados con el fin de que estos costos no sean costeados por los consumidores.