Apremia Reparar Costa Sur en la AEE

Luego del sismo el 7 de enero de 2020, que afectó la región sur de Puerto Rico, la Planta de Costa Sur de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) sigue fuera de servicio. Por tal razón, los consumidores de electricidad podremos experimentar apagones selectivos a partir de finales de mayo si este problema no se resuelve.

El 21 de enero visité la Planta de Costa Sur y me reuní con sus directivos. Según los directivos de la planta, la unidad 5 de Costa Sur puede entrar en servicio en un periodo de 6 a 8 semanas una vez comiencen los trabajos de reparación. La unidad 6 tomaría aproximadamente 6 meses.

Al presente, finales de marzo de 2020, no hay un plan que devuelva esta planta, en especial la unidad 5, en servicio para finales de mayo. La entrada de la unidad 5 de Costa Sur a tiempo evitará apagones selectivos cuando entren los meses de mayor calor en verano, los cuales resultan en un alto consumo energético.

El plan del director ejecutivo de la AEE es alquilar unidades generatrices por 500 MV, que equivale a poco menos de una cuarta parte de la generación de la AEE. Las preguntas que surgen son: ¿Por qué no dar prioridad a la reparación de Costa Sur? ¿Que necesitamos los consumidores? Necesitamos que se reparare Costa Sur a tiempo o tener que depender del alquiler de unidades de generación?

Este tipo de alquiler es costoso además de complicado. Este alquiler puede ascender a un costo aproximado de $40 millones mensuales, en un término de 18 meses, lo cual representa un costo total de $720 millones. Reparar Costa Sur cuesta mucho menos, y se paga con menos de 2 meses de la renta de estos equipos. El alquiler y la entrada en servicio de 500 MV de generación es un tema complejo, además de costoso, ya que se estaría introduciendo al sistema aproximadamente una cuarta parte de su carga. Por lo tanto, la falta de generación durante los meses de verano se debe de atender de tal forma que facilite la entrada en servicio de la Planta de Costa Sur, al menos la unidad 5, cuando se necesita, para finales de mayo.

En medio de la crisis de salud del Coronavirus, no podemos poner en riesgo la salud del pueblo de Puerto Rico con apagones selectivos en verano, ni las finanzas de la AEE con este tipo de gasto.

La Gobernadora reconoció que hay un problema de salud, hay que reconocer que hay un problema en la AEE.

Tomás J. Torres
30 de marzo de 2020

Evaluación Económica Independiente del Acuerdo Reestructuración de la…

Como Representante de los Consumidores ante la Junta de Gobierno de la Autoridad de Energía Eléctrica durante el mes de junio comisioné el desarrollo de una evaluación económica independiente del Acuerdo Definitivo para Sustentar la Reestructuración de la Deuda de la AEE (RSA por sus siglas en ingles), y de los cargos y proyecciones incluidos en el Plan Fiscal de la AEE aprobado por la Junta de Supervisión Fiscal.

Esta evaluación parte del principio de que la AEE, en la medida de lo posible, debe pagar su deuda. Sin embargo, es pertinente plantearse la pregunta de cuanto de su deuda puede pagar la AEE sin que se restrinjan excesivamente sus capacidades financieras, y tener en cuenta las consecuencias que esto tenga sobre la economía.

El estudio analiza los aumentos tarifarios propuestos y proyecta para un período de cinco años las consecuencias de los aumentos sobre:

1) Los costos de producción de los sectores principales
2) La tasa de inflación
3) El Producto Nacional Bruto (PNB)
4) El empleo
5) Demanda de electricidad

Dentro de la evaluación, se propone además una alternativa para el pago de la deuda de la AEE, con el fin de minimizar los efectos de los diferentes cargos descritos en ambos documentos.

El cargo que incluye el acuerdo con los bonistas de la AEE comienza en el primer año con un Cargo de Implantación (Settlement Charge) de 1 centavo por kilovatio hora. Luego aumenta a 3.46 c / kWh del 2do al 4to año y a 3.7 c / kWh en el 5to año. Esto incluye el Cargo Transición básico más el Cargo por Subsidio, que llega hasta el 25% del Cargo de Transición.

A estos cargos se le suman otros que se muestran en el Plan Fiscal de la AEE aprobado por la Junta de Supervisión Fiscal el 27 de junio de 2019. Los cargos en el Plan Fiscal incluyen elementos relacionados al Fondo de Pensiones de la AEE, aumentos proyectados por no alcanzar cerca de la totalidad de fondos FEMA para reconstruir la red, y otros cargos relacionados a no cumplir con proyecciones de costos de combustible, compra de energía y contratos de energía renovable.

En el caso de asumir todos estos cargos de manera agregada la tarifa de electricidad puede alcanzar un costo promedio de 32.26 c / kw-h para el 2024. Esto, considerando que la tarifa promedio de electricidad pagada en el año fiscal 2019 fue de 21.99 c / kwh. El estudio, también, evalúa escenarios de aumentos intermedios que posicionan la factura promedio en 23.98, 25.69 y 27.39 c / kw-h. Dentro del mismo, se analiza además los costos de energía por clase de cliente para el sector residencial, comercial e industrial.

El informe concluye que el aumento máximo en la tarifa de electricidad que la economía de Puerto Rico puede tolerar en un periodo de cinco años es uno de 1.91 centavos por kilovatio-hora, propuesto en el informe. Esto equivale a un pago anual de servicio de la deuda de 281 millones, correspondiente a una deuda reestructurada de $4,668 millones, con una madurez de 40 años a un interés de 5.25%.

No obstante, como indicado en el informe, en lugar de proveer un plan de aumentos preestablecidos, como actualmente considerado en el acuerdo de restructuración, dicho cargo debe ser revisado periódicamente por el Negociado de Energía. Esto, dado que este cargo es proporcional a la demanda, y que es impráctico y poco certero proyectar la demanda energética en un periodo de 40 años.

Este estudio se provee para beneficio de todos los consumidores de energía eléctrica en Puerto Rico, para comenzar una discusión y dialogo en torno al futuro de nuestro sistema eléctrico.

Tomás J. Torres
30 de agosto de 2019

Transparencia es el Remedio

El problema de la AEE es la falta de transparencia. Si se hubieran implementado procesos transparentes y las contrataciones se hubieran publicado en la página web de la AEE, junto con una explicación que hicieran estas accesible a la ciudadanía, se hubieran evitado los excesos que están siendo actualmente cuestionados. Cuando la información es accesible y entendible al público, la ejecución es prudente porque hay “accountability”. Pero cuando no hay procesos establecidos y la información no se divulga, se divulga parcialmente o no es accesible, ni entendible, surgen situaciones cuestionables.

El problema no es prioritariamente la gente, son los procesos. Desde el 2017 al presente la AEE ha contado con cinco directores ejecutivos y tres juntas de gobierno. El problema principal es la falta de políticas definidas y procesos claros de transparencia. Hasta que no haya una cultura de transparencia y procesos de rendición de cuentas, este patrón no va a cambiar, ya que prevalece el status quo. La implantación de estos procesos, no solo nos da credibilidad ante el foro federal, tan necesario para la asignación de fondos de reconstrucción, sino que provee normas claras al servidor público en contra de actos imprudentes y cuestionables.

Desde el primer día que llegué a la Junta de Gobierno de la AEE, mi meta ha sido desarrollar procesos transparentes. Durante la reunión de Junta de Gobierno de mayo sometí una resolución para la publicación de información relacionada con las contrataciones de la AEE (ver anejo). La resolución no prosperó por alegatos de confidencialidad de información.

Los cuestionamientos presentes son el resultado de falta de acción en vías de implantar procesos trasparentes. No se tomó acción, y por el contrario se optó por la forma tradicional de actuar de la AEE, a base de una política pública históricamente poco transparente; y falta de agilidad en aceptar y reaccionar a una realidad que amerita acciones urgentes.

¿Reducción en la factura de la luz?

Parece que no se trata de una reducción ni de $1, ni de $18; por el contrario, la factura de luz podría alcanzar para el 2024 un aumento de aproximadamente $50.

En la tarde de ayer, en medios electrónicos y en el día de hoy en el medio impreso, se recoge la noticia que nuevamente se implementará una reducción en la factura de luz (https://www.elnuevodia.com/noticias/locales/nota/laaeeimplementaunareduccionenlafacturadelaluz-2508685). Esta reducción, se adjudica a la devolución de $15 millones que la AEE debe hacer a sus clientes como resultado del proceso de Revisión Tarifaria de 2017 realizado por el Negociado de Energía.

Hagamos un poco de historia. El 5 de julio ya se había anunciado dicha reducción (https://www.elnuevodia.com/noticias/locales/nota/losclientesdelaaeerecibiranuncreditode1-2503566/). En aquel momento, se anunció que la reducción era de aproximadamente $1 en la factura mensual de los clientes. Ahora, se indica que los mismos $15 millones resultarán en una reducción mucho mayor de 10% (equivalente a $18 en la factura mensual) para los meses de agosto y septiembre. Con los mismos $15 millones, ¿la reducción de la factura antes era de $1 y ahora es de $18? ¿Qué está pasando?

La orden del Negociado de Energía de 28 de junio de 2019 (http://energia.pr.gov/wp-content/uploads/2019/06/Resolution-and-Order-CEPR-AP-2015-0001-NEPR-AP-2018-0003-2.pdf) le requiere a la AEE devolver a sus clientes $123 millones como resultado de la diferencia entre la tarifa provisional establecida en el 2016 de 1.29 centavos por Kwh, y la aprobada al terminar el proceso de 0.99 centavos por Kwh. No obstante, debido a que, como detallado en la orden, la AEE no facturó cerca de $108 millones, la cantidad a devolver es aproximante de $15 millones, ver tabla en página 27. Estos $15 millones divididos entre los cerca de 1.5 millones de clientes de la AEE, resulta en aproximadamente 0.1 centavos por Kwh, que para un consumo básico de 800 Kwh representa un ahorro de 80 centavos. Al fin y al cabo, parece ser que la reducción no es ni de $1 ni de $18, es de 80 centavos en la factura mensual.

Por otro lado, el Plan Fiscal de la AEE aprobado el 27 de junio por la Junta de Supervisión Fiscal en su página 67 indica que la tarifa de energía eléctrica, pudiera alcanzar los 28.5 centavos por Kwh para el año fiscal 2024, ver página 67 del plan (https://drive.google.com/file/d/18wh7W-dch5LNr-gKJZMtxoP-DJ1NYBQw/view). Esto considerando unas proyecciones de costos estables de combustible y bajos costos en contratos de compra de energía. Estos 28.5 centavos por Kwh representan un aumento de cerca de 30% del costo actual, que equivale para un consumo mensual de 800Kwh aproximadamente un aumento de cerca de $50 al mes. En fin, parece que no se trata de una reducción ni de $1, ni de $18, sino esto podría alcanzar para el 2024 un aumento de aproximadamente $50.

Definitivamente, con los planes actuales, que incluyen el pago de la deuda e inversiones que deben ser evaluadas cuidadosamente, la luz no va a bajar; por el contrario, va a subir y todos debemos trabajar para que esto no suceda.

Nuevas formas de gobernar

Los hechos ocurridos recientemente han lacerado aún más la imagen de Puerto Rico. Esto en medio del escenario de aprobación de fondos federales como parte de los esfuerzos de reconstrucción de nuestro sistema eléctrico. Para encaminarnos hacia el futuro que todos necesitamos, Puerto Rico necesita no solo un nuevo gobierno sino nuevas formas de gobernar.

El pasado 20 de julio publicamos un listado de medidas dirigidas a mitigar la crisis actual del gobierno en torno al sistema eléctrico. Estas recomendaciones incluyen enmiendas a leyes y reglamentos para limitar el poder discrecional del gobierno, considerando que si el gobierno no actúa, estas medidas se impondrán por el gobierno federal. Dentro de estas enmiendas se incluye:

  • Enmendar la Ley 120 de 2018, Ley para Transformar el Sistema Eléctrico de Puerto Rico para
    transferir al Negociado de Energía de Puerto Rico, con amplia participación ciudadana, lo procesos de venta de centrales generatrices, la concesión del sistema de transmisión y distribución (T & D) y cualquier servicio, instalación o contrato de venta de activos de la AEE, actualmente por la Autoridad para las Alianzas Público-Privadas.
  • Modificar reglamentos que delegan una absoluta y entera discreción en la compra, evaluación, selección, y otorgación de Contratos de Alianzas.
  • Enmendar la Ley 57 de 2014 para que al menos dos (2) de los cinco (5) comisionados del Negociado de Energía de Puerto Rico sean elegidos mediante la directa participación de la ciudadanía y no sean designados por el gobernador.

De esta manera, se limita el poder discrecional al realizar el proceso de selección de dichos comisionados por medio de la directa intervención ciudadana.

Continuaremos trabajando a favor de los consumidores con propuestas que aumenten la participación ciudadana y limiten el poder discrecional del gobierno para que la AEE pueda ser transformada.

¿Cómo servir a los clientes de la AEE…

La prioridad de la AEE tiene que ser servir a sus clientes, pero ¿cómo servir a los clientes cuando las prioridades de estos no son escuchadas?

  • Citar reunión y enviar información para aprobar asuntos de trascendental importancia para los consumidores con apenas 24 horas de antelación.
  • Citar votaciones electrónicas extraordinarias viernes cerca de las 5:00pm, notificar y enviar información con memos de una hora con antelación.
  • No entender ni comprender la importancia de tener en la junta un miembro que en representación de los consumidores difiera de posiciones institucionales.

Estas acciones son indicadores de una organización decadente que necesita ser renovada.

El pasado 5 de julio sometimos nuestro informe trimestral al Ombudsman como requerido por la ley orgánica de la Autoridad de Energía Eléctrica. El reporte incluye una serie de recomendaciones para el mejor funcionamiento de la junta, estas comprenden aspectos requeridos por ley como:

  • Publicar y explicar el contenido de los contratos incluyendo relación de las partes, causa y objeto.
  • Publicar actas de reuniones extraordinarias, ejecutivas.
  • Vigilar el impacto que los acuerdos para el pago de la deuda entre la AEE y sus bonistas tienen sobre la tarifa.
  • Evitar dilatar procesos regulatorios y conflictos con el regulador.
  • Aumentar la participación ciudadana por medio de reuniones públicas con la Junta en Pleno y reuniones oficiales con el representante de los consumidores.

El problema fundamental es que el pueblo, el país, no le cree al gobierno y no le cree a la AEE. Esta falta de credibilidades es producto de años, y como todavía se actúa, en las sombras, sin transparencia y sin información pública.

Continuaremos trabajando a favor de los consumidores no empece a los esfuerzos de acallar nuestra voz, para que la AEE pueda ser transformada en una institución que sus principios y valores sean manifestados con hechos y no solo de palabras.